26.6.08

De San Telmo a la Plaza de Santa Ana, vía los Arcos

Hace algunos sábados fui al tango en un jardín del centro. No bailé, las parejas ya estaban establecidas. Además que no creo recordar los 3 pasos que aprendí. Después me pasé a mi plaza favorita del centro donde había un ensamble electrónico europeo. De esos que traen instrumentos de viento y pantallas donde reflejan escenas artísticas conforme van armando su composición. La noche caía y me senté, como muchas veces lo hice en Madrid, a ver cómo la música acompaña al anochecer. De regreso y bajando por los Arcos, recorrí Bernardo Quintana escuchando Stay, de Lisa Loeb.

Ayer esa canción se puso en mi playlist. Justo ayer que las ganas de largarme fueron más fuertes que de costumbre. De faltar a mi promesa de ya echar raíces, de tener gente que me conozca con más de 5 años y que siga viendo.

La última vez que me quise largar era más a modo de huir. Ya pasó ese sentimiento de escapar, ahora son sólo las ganas inmensas de sentirme extraña en un lugar donde soy extraña, para variar. De enamorarme de nuevos lugares, de probar otra comida, de conocer gente que me deje tatuada, de tener un acento, de extrañar lo cotidiano...

3 atinados comentarios:

Jose Luis Avila Herrera dijo...

Hace una semana exactamente, fui a un consultorio dental que se encuentra a tan sólo 2 cuadras del centro de la ciudad de Nashville y como a 300 metros del lugar donde ahora vivo, y ashh... como me duele mi boca creo que estos dias no podre hacer nada de lo que usualmente hago con ella, en fin respecto a lo que dices de viajar vente conmigo a tennese aqui haremos muchas locuras tu y yo nos comeremos esta ciudad como si fuera un pastel de 3 lechas muy sabroso.

Kuruni dijo...

Yo creo que tienes mucha nostalgia por Madrid y deberías considerar volver.

Saludos.

Sivoli dijo...

Yo digo que no puedes estarte quietecita un momento. No hay nada de malo en echar raíces.

Trastorno de Déficit de Atención, quizas?

CHTM