23.1.08

¿Cabronas o pendejas?

Da igual, al final solo somos pinches viejas.

El lunes fui a ver "Porque los hombres aman a las cabronas". Hace como dos años que un amigo me había regalado ese pinche librito. Por supuesto que me cago la madre -el librito, el wey aun lo veo-. Según el yo soy una cabrona porque se entero que hice sufrir a un individuo. Bah, con que poco pinole les da tos.

Pero bueno, si me cagó la madre el libro a que voy a ver la obra de teatro?. Pus nomas, porque soy una pinche vieja loca. No estuvo mal, se avientan buenas puntadas y las viejas con las que fui no son las de las cadenitas mamonas.

Mi pleito, tanto con el libro o esas manifestaciones de hembrismo son los aires de grandeza se autoasignan las del genero menstruador. Me cae que ni Napoleón cuando se coronó emperador se creyó tanto el numerito. Sólo somos humanas, la regamos, nos controlan las hormonas, aprendemos a madrazos.

Mi pleito es también con las "formulas" i-ne-qui-vo-cas para dejar de ser pendejas y comenzar a ser cabronas y así atraer al wey que te moja los chones. Ni que los hombres fueran una pinche máquina que si aprietas las teclas correctas hace lo que quieres. Demasiado fantasioso. Que yo sepa, lo único predecible en cuanto a los hombres es que se jetien después de coger (de noche).

Hace ratito estaba buscando pilas y me encontré mis diarios. Lo que escribo comienza cuando terminé con un wey, pasan 2 idas a España 2 y terminan con mis planes de largarme a estudiar. Fue muy divertido recordar cosas que no recordaba. También fue algo impactante el ver como he cambiado y al mismo tiempo sigo siendo la misma...

Tiene cosas muy personales y por lo tanto muy MUY BUENAS. Después de eso me mude a blogger y por supuesto, no tiene nada que ver con un diario personal. Supongo que volveré a retomar ese hábito. No se bien.

Whatever, lo de los diarios lo traje al tema de las cabronas porque evidenciaron lo que pensaba. Lo importante de todo esto, de relacionarte con weyes, de enojarte con tu familia, de las mamadas del trabajo, de mandar a la chingada a las viejas es sentir, es respirar, es recordar. Es regarla y perdonarte, es tener gente que te conoce y quiere como eres.

¿Importa mucho si fuiste una pendeja o una cabrona con fulanito o sutanito? Puros pinches traumas gringrezcos de sólo el number guan. La mujer perfecta, liberada y segura. No llorar por hombres. Tener todo bajo control.


pfff, que hueva.

2 atinados comentarios:

Canibal dijo...

Sí, pfff qué hueva con las que se quieren creer cabronas...

Y también qué hueva con los que se quieren creer cabrones. Afortunadamente no hay manuales de perfectos cabrones...

Gaal Dornick dijo...

Yo por eso soy un perfecto paisita

:(